NO DIGAS NOCHE. AMOS OZ

Me encanta leer historias como esta, historias de las que pasan bajo la superficie. Las que no se cuentan, se respiran. Esas que para poder verlas tienes que sumergir la cabeza e intentar estirar al máximo el aire de tus pulmones.
Además nos habla de un punto del mundo que sale todos los días en el telediario, pero del que no sabemos casi nada. Me lo regalaron y me ha encantado (creo que esto ya lo he dicho antes), de todas formas es que con un principio así, no se puede fallar:
“A las siete de la tarde se sienta en la terraza de su apartamento del tercer piso; observa la caída de la tarde y espera. ¿Qué promete la última luz, y que podrá cumplir?”
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s