To make ganchillo

Sí. Vale. Es cierto. Tengo que reconocerlo. Estoy haciendo ganchillo. Ala, ¿ya estais contentos?. Tampoco es tan raro ¿no?. Toda la vida viendo a mi madre mover el palico ese pues… no es tan raro que a uno le apetezca. Aunque el gusanillo me pico este verano en las pozas, allí entre cremas solares, meriendas improvisadas y salpicaduras varias. Ahora nos hemos organizado un poco y de vez en cuando comemos (sí, porque somos varios), o tomamos café y avanzamos a trompicones. Gran parte de la culpa la tiene nuestra profe (que no le gusta que ponga su nombre en el blog), que nos compra las lanas y los ganchillos, también me regaló el coleccionable ese de ganchillo fácil, que no es que sea muy fácil, todo sea dicho. Además tiene muuuuuuuucha paciencia con nosotros, ¡más majica! así que Sra. Profe. Gracias. Cuando tengamos alguna labor digna, os la enseñaré por aquí, seguro. La foto de hoy es solo para que veais mis (duros) comienzos.

Y ya que estamos hablando de esto… ayer al bostezar ostentosamente en un bar de Ayerbe, una señora me dijo “¡niño vaya mal temple llevamos!” casi con la misma familiaridad que una abuela la semana pasada, al preguntarle por donde caía una dirección me dijo “yo te acompaño que vivo por ahi, amante“. No hay duda, hay algo en mi mirada que me delata. Ellas lo supieron sin que yo les dijese nada. Ellas también hacen ganchillo. Somos uno. No hay duda.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s