La España deportista

He fliplado un poco estos días con la historia de los falsos discapacitados enrolados en la selección de baloncesto que participó en las Paralimpiadas de Sidney 2000. Pero más que con la historia en sí, que ya es rocambolesca, lo he hecho con que hayamos tardado 13 años en juzgar el asunto. Si la justicia es tan lenta, no me extraña que en este país, la trampa sea moneda de curso legal en nuestro día a día.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s