The future will be confusing

Los días se suceden precipitados en un continuo de horas, tareas, papeles, kilómetros, reuniones, bonificaciones y citas. Vivo de nuevo a bordo de una vagoneta de montaña rusa. Una astillada y descolorida, que asciende con dificultad por la rampa. Las emociones se alternan veloces y sin visos de continuidad, felicidad, el reencuentro, las expectativas, tristeza, ese punto de brillo en los ojos que había olvidado, los cuentos de la lechera, la risa, preocuparse por algo difuso, el azul. En este punto vienen a mi cabeza esos versos escritos por uno de los ArgensolaPorque ese cielo azul que todos vemos, ni es cielo ni es azul. ¡Lástima grande que no sea verdad tanta belleza!. No me da tiempo casi ni de terminar la frase porque siento ya el vértigo en mi estómago, pego mi cuerpo al respaldo y abrazo mis rodillas fuertemente, la vagoneta esta en el borde del precipicio, ahora sólo puedo gritar.

mujeres

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s