Festivos de diciembre

He vuelto a ver El Tío Boonmee recuerda sus vidas pasadas. Hace tiempo que tenía ganas de hacerlo, sobre todo para ver si es tan mala como recuerda Elena o para ver si la sigo dejando en el cajón de la cosas interesantes sin ser la polla. Algo que me quedo de Huesca (y me quedaron bastantes cosas), fue una clara predilección por la Palma de Oro de Cannes. Y a Apichatpong Weerasethakul (me declaro incapaz de memorizar el nombre), se la dieron en 2010 con esta peli. La historia es incluso más sencilla de lo que recordaba, un hombre que se está muriendo. Y al final se muere. A partir de allí nos encontramos con un relato que ni en tiempos, ni en forma narrativa se asemeja a lo que estamos acostumbrados en el cine occidental. No diré que me encanta, pero sí que hay que pasear de vez en cuando por caminos nuevos y dejar que lo inesperado salga a nuestro encuentro. Ojo, que tampoco me posicionaré en los que ven en ella una piedra angular del nuevo cine contemporáneo, porque ni tengo criterio ni ganas de posicionarme. La he disfrutado y hasta me he reido. Y ahora me voy a pensar, cual es la próxima película que voy a volver a ver.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s