Remember

Otoño casi invierno. Recorremos el Matarranya con un viejo disco de Sonic Youth a todo volumen y el termómetro exterior del coche anclado en el 4. La carretera serpenteante y la niebla, que solo deja ver el inicio de las hileras de olivos, le dan al escaso paisaje un aire Lynchniano. Pasamos por un cruce y recuerdas algo. Sin pensarlo mucho dices “yo aquí he sido muy querida”. Los dos reímos y sacudimos la cabeza al ritmo de la música. Yo no quiero dedicar ni cinco segundos a pensar en lo poco querido que me sentía en el último viaje que hice por esta misma carretera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s