Feliz el fin de año

Comencé a escribir estas líneas en una de esas modernas cafeterías que estúpidamente igualan las ciudades del mundo, con el deseo de individualizarlas. Estaba en Cluj Napoca y bebía metaxa. Podría haber estado en Alcalá de Henares bebiéndome una cerveza. Estas líneas tienen distintas personas dándome la réplica. Siempre me pasa. Recuerdo que aquel día tenía muchas ganas de llegar a casa para seguir practicando caligrafía inglesa, mojar la punta de la pluma en la densa tinta negra y arañar el papel. La pomme ne tombe jamais loin de l’arbre. Creía tener un plan de nochevieja, pero antes cenaría en Huesca. En un lugar cualquiera. Uno en el que conozca a la camarera y me vuelvan a explicar la diferencia entre el pulpo a feria y a la gallega. Cuando te acercas a la mesa, tu melena rosa me recuerda a esa tremebunda historia en la que Tántalo cocinó a su propio hijo. ¿Te imaginas la última cena del año?. Bien podrían ser unos de esos noodles instantáneos, hechos con el agua caliente de la ducha del baño. No lejos de donde mataron a los santos niños. ¿Te gusta el vino tinto?. ¿Qué más te gusta?. Quiero saberlo todo. Por favor no me digas nada. Entre el dolor y la nada, prefiero el dolor. No lo digo yo, fue Faulkner. Yo ni siquiera lo pienso. Pienso en ir a Logroño. Escucharé todo el camino la banda sonora de In the mood for love. ¿Te gusta ese chico?. Vamos a dejar el tema. Demasiadas voces para un sólo párrafo. Diles a todos que estuve en Cluj Napoca, ponme otra copa de metaxa.

happy17

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s