El chico del puente

En mi camino al trabajo cruzo un puente metálico sobre un riachuelo que discurre oculto, muy abajo, entre abundante vegetación. Suena exótico al verlo escrito pero en realidad no lo es. Desde hace unas semanas me cruzo en ese puente todos los días con un chico alto, delgado, cimbreante, tiene cierto aire de Dylan y suele llevar camisetas con el rostro de grandes estrellas del rock. Camina despistado con los auriculares puestos y escasamente se le avista la mirada tras sus gafas redondas. Verle me tranquiliza, me da cierta sensación de pertenencia. De estúpida comunidad. Algunos día me lo he juntado casi en la puerta de mi trabajo, sonrío porque descubro que he madrugado. Madrugar me pone feliz, quién lo hubiera dicho. Él sigue su camino como si no me viese. Pero me giro y veo que aprieta el paso, sabe que llega tarde.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s