Y al tercer día, sonrió

Fui Tenerife. Lo del gofio no te creas que me acaba de quedar muy claro. Rqlcas ha estado varios días entre el cañón y el horror. Yo muy bien, gracias. He pasado algo de miedo con lo de las elecciones, cuando se genera ilusión, a veces la masa sólo puede llevarnos al batacazo. Pero bueno parece que esta vez sólo nos la hemos pegado en Eurovisión. Una vez más. Al final se nos ilumino el rostro, como después de las eleccione europeas. Bien, algo vamos avanzando. Creo que podemos. Por si acaso nosotros nos fuímos votados por correo. Luego esta lo de la arena negra, lo de subir al Teide, cantar desafinando mucho mientras devoramos kilómetros, aficionarnos a la cerveza Dorada, leer, pensar, sudar, etceterá. Y volviendo al festival, oye que casi ganó Conchita de nuevo. Aunque sin duda alguna, lo mejor del evento son los grupos de Whatsapp. Vuelvo a nuestra franja horaria sin ninguna gana. Adiós.

islascanarias

Elena y la vanguardia / a la vanguardia

Ya me encargo yo. Y lo que era una declaración de buena voluntad, se convirtió en una hostia en todos los morros, en una nueva zancada para el siempre voluble mundo de las tendencias. Elena con sus manitas, sus ideas y los materiales que encontró por casa, se cargo de un plumazo lo que tenía visos de ser ya una corriente asentada e imperecedera: el Cuquismo. ¡A cascala  el mundo de los lacitos, el Washi Tape, las tipografías cuidadas, los sellos carvados en ratos muertos frente al televisor y demás handmade del momento!. Y es que las cosas cada vez duran menos. Pero ella le dio la patada.

vanguardia

La tarjeta de cumpleaños de Rqlcas fue el manifiesto del Post-Cuquismo. Una epífania de esta sociedad de principios del XXI condenada a la novedad perpetua. Porque la vanguardia siempre ha consistido en empujar los límites de lo que se acepta como norma. Alterar las estructuras, abordar temas tabú, desordeanar los parámetros… y eso fue lo que hizo Elena. Ponerlo todo patas arriba. El fondo y la forma, con dos bolas de navidad.

¿Sorprendidos? Sí pero no. Porque ya había demostrado aptitudes en alguna de sus anteriores reencarnaciones. Como por ejemplo con su tímida inclusión en la poesía. Esa en la que estuvo en la puerta y cuando apartó la cortina con el dorso de la mano, alguien le llamo desde la otra punta de la calle y para tristeza de algunos… prefirió recular. Y es que como buena vanguardista que es, se empeña en rechazarse a sí misma. Elena busca el silencio. Pero antes su propia autodestrucción. Sigue la máxima de Rimbaud «Hay que cambiar la vida» y lo hace como solo ella sabe hacerlo. Como le da la gana.

Cambio_changement

He bajado al pueblo escuchando un disco que hace siglo y tres cuartos me grabo special_k, uno de tecnotriste (que diría Algora). Llevaba un cargamento de pantalones cortos y nikis, que buscaban refugio para pasar el invierno. Todo ha sido orden este domingo. Con mi madre hemos hecho un improvisado invernadero donde hemos metido las macetas que ya han cumplido con su temporada. He estado dándole vueltas al asunto y he llegado a la conclusión de que acabamos pareciéndonos a nuestros progenitores (a y b), aunque uno no quiera. Mi madre y yo compartimos una pasión estúpida por las plantas, no tenemos ni idea, pero ahí estamos, transplantando, moviendo de sitio, mezclando… unas veces sale bien y otras pasan rápidamente a los cajones del olvido ¡fiemo para otras!

Justo cuando hemos terminado se ha puesto a llover y todo se ha inundado de ese olor, al que yo me sigo negando a llamar ozono.

Lo llaman democracia

Lunes empieza la semana. Parece que todo ha terminado. Y sí, yo también estoy indignado. De estar en tatas cosas a la vez y al mismo tiempo tener la sensación de no estar en nada. Expectante por las posibilidades que desde el movimiento 15-M se han abierto. Contento de que por fin haya propuestas concretas. Reforma de la ley electoral. Estos días ha habido cierto aire renovador en las calle. La gente ha salido de la apatía. Aún así estoy temeroso. No porque vuelva la marea azul. ¡No nos representan!. Si no porque el “buenrollismo” acaparé el protagonismo y sigamos en la nada. Hay que sumar. Hay que concretar. Que la gente sea consciente de que puede cambiar su rutina. Que tiene “el pogüer”. Sandra concejala. Madre mía. Creo que no hay que echar la vista atrás. Mayo del 68 esta tan lejos de nuestra sociedad como lo esta la edad media. Contento de haber descubierto las fiestas de mi barrio. De pasar un ratico con mis amigos-vecinos. Entretenidas las propuestas musicales del sábado. Pedimos perdón por no saber volar. Y el domingo populosa actuación de la Ronda de Boltaña. ¡Sin Lidia!. Aún así la tarde fue calurosa, reivindicativa (lo justo) y emotiva. Indignado me hallo al darme cuenta que en todo el año (escolar) no he sido capaz de sacar tiempo para visitar a Eleni. Abro el periódico y no puedo dejar de pensar que no ha pasado nada excepcional, el PSOE ha estado gobernando con votos que no eran suyos. No lo ha entendido. Y claro, no le han renovado. Luisa Fernanda is back! y lo peor es que llega sin ideas. OMG. ¡Vuelven los 90!. Ayer Zapatero estuvo bien. Asumió la derrota, dando la cara mientras más de la mitad de los suyos ya estaba “maquinando” estrategias para que este batacazo no perjudique a sus carreras. El paraíso sigue teniendo uno de mis cielos favoritos. Y volvió a llover. ¿Seremos capaces como sociedad de demostrar más madurez que nuestros políticos?. Creo que sí. Sonreír. Indignaos. Tener la certeza de que ha llegado la hora. De que hemos cruzado una meta invisible. Aunque muchos… no se hayan enterado de nada.

Adiós Canfranc

He vuelto a irme. Pasaré los tres próximos meses en la capital del Ebro mayormente. Dejo Canfranc antes que lo hagan las nieves. Regresaré entrada la primavera. Desde ayer soy funcionario accidental de nuevo. Me cuesta mucho explicar por qué. Ni yo mismo lo sé. Supongo que tenía que ser así y ya está. No pienso dedicar mucho tiempo a explicarme las cosas. Dicen que segundas partes nunca fueron buenas. Pero también dicen otras muchas tonterías. No es mucho tres meses; un cuarto de año, casi un cuatrimestre de la universidad, un tercio de embarazo…