Complètement fou

Ha llegado el verano, así de repente. Complètement fou!. Justo en el fin de semana en el que me tocaba hacer trabajos en el huerto familiar. ¡Ayh que joderse!. Total que no hemos podido acabar la construcción de nuestra particular muralla china. Otro ratico la continuaremos. Sigo a vueltas con The Wire. Lo que pasa es que me duermo, así que cada capítulo me cuesta verlo un par de días. Pero oye yo allí que insisto. Cuando acabe la primera temporada ya comentaremos. El fin de semana también hemos hablado de amor. De amor y de Nadal que nos dió una alegría a los fans de Murray. Hoy he probado a abstraerme en los informes del trabajo escuchando musica en la red. Y con el aleatorio he llegado este tema de Yelle y me he acordado la de bailes que nos pegamos en la oficina Canfranita con ese A cause des garçons, que nos hizo descubrir el Tecktonik y nuestra incapacidad para movernos de esa manera.

Anuncios

¡Será tu impulso, corazón!
Quemado y rojo Aragón.
Ni un árbol, ni un matojo,
rocas tan solo y bochorno.

¡Lo darías todo por un sorbo!
Balas, polillas diminutas.
Gas de correr y conseguir llegar…
Y recordar cómo de niño te llamaba tu mamá.

Las piedras rojas. El humo azul.
Un cañoneo breve; el crepitar
de las ametralladoras, que callan luego.
Fue aquí, guerra, donde te encontré.
Sueño profundo, sopor del mediodía.
Extremo de desesperación es Aragón.

                                                          Iliá Ehrenburg (1938)

canfranc14

Transmongolian express

Estos días he vuelto a oír sobre el Transmongoliano, un proyecto de viaje que hace unos años estuvimos barajando un grupete de amigos y que finalmente cayó en nuestro particular limbo de las buenas ideas huérfanas de liderazgo.

Este vídeo grabado por una pareja de españoles mientras realizaban el trayecto esta recibiendo miles de visitas en internet. Y no me extraña porque a muchos con solo oír este nombre ya se nos dispara la imaginación en mil direcciones, pensamos en exóticos paisajes y en aventuras inesperadas. Más de 7.500 kilómetros separan Moscú de Pekín y entre medio numerosas ciudades de extraños nombres y pintorescas fachadas. El vídeo es una delicia, grabado desde la ventanilla del tren y con un montaje que a mí me ha recordado algo a esa otra gran colección de paisajes emocionales que es The straight story. Pues nada… a seguir soñando.

Hace una semana

Subí a Canfranc y nevó todo el camino. No me importaba porque sabía que la felicidad que iba a encontrar al llegar, era capaz de derretir los últimos glaciares del Pirineo. Han pasado los días, pero aún me dura la ilusión, aun tengo muy presente el brillo de vuestras miradas, la ternura de vuestros gestos y la esperanza de que todos los buenos deseos que formulamos en nuestra despedida, se cumplan. ¡Ah! os robé esta foto. Aquí la dejo.

Everything changes. We plant
trees for those born later
but what’s happened has happened,
and poisons poured into the seas
cannot be drained out again.
What’s happened has happened
poisons poured into the seas
cannot be drained out again, but
everything changes. We plant
trees for those born later.
Everything Changes, Bertol Brecht.

Sin respuestas

En Canfranc tras el diluvio. La luz del generador, el agua embotellada. Aún con todo, qué a gusto se siente uno en casa. Y hablando de casas y direcciones, antes de salir para acá, cogí una postal del correo. A quien me la envío decirle que claro que sí, que we are family!. De las nuevas claro. Algo en lo que pienso a menudo… y que me  encanta. Yo que en el examen de la opo, tenía esperanzas de que saliese ese tema que decía; Modelos actuales y características de la familia. Aunque al final no salió. Y que casualidad tenerla en mis manos aquí. Porque aquí he aprendido algunas cosas acerca de este concepto. Bueno de este y de otros muchos. Aquí me ha dejado la riada en varias ocasiones y en cada una de ellas aprendí cosas nuevas. Cosas que me han hecho ser un poco como soy. Que es  ser un poco como este lugar.

Han sido unos días de reencuentros, resúmenes, besos y abrazos, de encontrar papeles que dejé olvidados, de mucho hablar, mucho escuchar, espanglish por aquí italospañol por allá. A ratos he estado noqueado. Y es que ha habido tiempo para todo, incluso de llevarme alguna que otra bronca. Téneis razón, debería de dar señales de vida más a menudo. Pero aunque no lo hago, sabéis el amor incondicional que os tengo, Modern Family. Y permitidme que para terminar cite una cosita de Cioran, no es para presumir de nada, solo que lo leí por ahí este fin de semana y le he estado dando un par de vueltas: “Los días no adquieren sabor hasta que uno no escapa a la obligación de tener respuestas”.