Nunca he estado en mi mejor momento

Hace unos meses hablando de no sé muy bien qué con @pibarrio, caí en la cuenta de que nunca he estado en mi mejor momento. No había vuelto a pensar en ello hasta que hace una semana, como ya conté aquí, recorriendo Zaragoza con O de copiloto, nos echamos unas risas diciendo que estábamos en nuestro mejor momento.Pero… yo no lo dije muy convencido, porque no creía estarlo. Vamos que nunca lo he estado. Una vez estuve en un tris. Pero me quede en las puertas. Me pregunto como será y si llegará algún día. Debe estar guay eso de hinchar pecho, lanzar la mirada al horizonte y decir, ο χρόνος είναι τώρα!.

costume-tol

Pero vaya que a mi no me ha pasado. ¡Ojo que mira que he estado bien en muchas ocasiones! Que yo he sido de los que se mueven con soltura por la parte media de la tabla. Pero lo que es arriba, arriba, como que no. Siempre tengo una china en el zapato, una paja en el ojo, un no sé qué, que me impide llegar. Aunque a veces me da por pensar ¿y si ya he hecho cumbre? si ya he visto amanecer por encima de las nubes, dormido coronado de estrellas… bueno que no, que yo creo que no y punto.

Tengo este rincón un poco abandonado

Me da pereza escribir. Supongo que también es porque no me pasa nada del otro jueves. Aunque antes tampoco me pasaba y las líneas se me caían de los bolsillos. ¿Será la edad? o el no tener siempre conexión a interné. Bueno eso o tener tres novelas a medias, dos series y unas cuantas tareas del hogar siempre inconclusas. Bueno voy a juntar las manos y rogar porque de aquí a fin de año, todo salga bien.

echate un cantecito

A veces lo veo todo claro

Yo descubrí esa línea en tu espalda
Las manos dentro del agua

Mi estupidez es ilimitada. Siempre lo intuí, no puedo decir que me sorprenda. No hay Micro que valga. Ceno viendo El Apartamento y me oigo pronunciar en voz en alta la promesa de probar el Daikiri helado, antes de ingresar en el monasterio. Esta tarde cuando el sol ya se ponía he descubierto una fila sinuosa de hormigas por mi cocina. Las miro con envidia marchar en su ordenada existencia. Hasta que en un brote colérico decidido barrerlas. Salgo a buscar la escoba justo en el momento que se desata la tormenta. Acato el rugido protector y decido seguir con con la Ley 12/2001 del 2 de julio, de la infancia y la adolescencia en Aragón. One of the best musical comedies of our times. No lo dice la ley, si no François de la Rochefoucauld (s. XVII) pero; es más vergonzoso desconfiar de los amigos que ser engañado por ellos. Hablo con ella y siento una profunda afinidad generacional. Generación desnortada. Facebook ya está en Wall Street y yo sigo sin tener un perfil. Ni un frontal. Por no tener no tengo ni siquiera una opinión formada sobre los snacks japoneses, o chinos que ahora todo es chino… hasta lo japonés. A single man. El Twitter y el Apalabrados son mis mayores vínculos con la sociedad estos días, en los que paradójicamente Grecia puede cambiar la pregunta. En el Babelia del sábado pasado leo que: cambiar de respuesta es evolución, cambiar de pregunta es revolución. Por la ventana se cuela la música de las atracciones infantiles. Son las fiestas del barrio. Intento terminar de leer las reflexiones de Gil Calvo sobre el pesimismo que desata la crisis, pero el pesimismo me puede. Vete a la ducha. Ponte a silbar.