Seis años

Que tu máxima preocupación sea saber si en el bar al que vamos tendrán Calippo de chicle. Que ni eso te preocupe en exceso. Que la aventura no termine nunca. Descubrir que la felicidad se esconde en un tuper que guarda un bocadillo de pan bimbo con Nocilla y que el secreto de esa sonrisa permanente sea estar en el agua hasta tener los dedos completamente arrugados.

Los amores breves

La vimos al salir del bar. Rotulador negro sobre pared desconchada. Momentos antes me habías estado contando los detalles de tu último viaje. Una escapada hacía un país que nunca hubieras visitado de no haber caído recientemente en las garras de l’amour. Me contaste vuestros paseos en barca, los menús de los restaurantes, los snacks que debían acompañarse de cerveza y otras veintipico pequeñas curiosidades. Te dije que hicieras esta foto. Siempre nos gusta reconocer el ingenio de los que hacen que la calle hable. Dos días después me enviaste unos Whatsapps para decirme que lo habíais dejado. Entonces pensé en la fugacidad de la vida, en lo esquiva que se empeña en mostrarse la felicidad y en está foto.

amores breves

Hace una semana

Subí a Canfranc y nevó todo el camino. No me importaba porque sabía que la felicidad que iba a encontrar al llegar, era capaz de derretir los últimos glaciares del Pirineo. Han pasado los días, pero aún me dura la ilusión, aun tengo muy presente el brillo de vuestras miradas, la ternura de vuestros gestos y la esperanza de que todos los buenos deseos que formulamos en nuestra despedida, se cumplan. ¡Ah! os robé esta foto. Aquí la dejo.

Everything changes. We plant
trees for those born later
but what’s happened has happened,
and poisons poured into the seas
cannot be drained out again.
What’s happened has happened
poisons poured into the seas
cannot be drained out again, but
everything changes. We plant
trees for those born later.
Everything Changes, Bertol Brecht.

Miercoles Morning

Ayer tuve rachas de felicidad intensa. Me tocaron 8 euros en la primitiva (bueno realmente cuatro porque juego a medias), encontré en la biblioteca una novela “raruna” que no pensaba que tuvieran (la he ojeado y tampoco es para tanto). En un arranque de optimismo desbocado casi me dio por echar tres en uno en las bisagras de la puerta de casa y todo (aunque finalmente no lo hice). Hoy me he acordado que hace unos días dije que iba a poner el vídeo de Miercoles Morning, que son unas amigas de una amiga (¡uh! vaya lío) y acaban de hacer una camiseta chulísima, de las que esta temporada vamos a regalar unas cuantas. El vídeo les ha quedado muy bien, pero es que claro con semejante reparto actoral, no podía quedar de otra maneral. Sobrarbe tierra encantada. Beso. Sobrar. Beso.

¿A qué saben los pueblos?


Me saca de mis casillas que digan que hay un sabor, un no sé qué culinario, una estúpida denominación de origen, que sea “de pueblo”.
Etiquetas como esta de la foto o cuando en un restaurante se acerca el camárero y te ofrece su selección de panes y entre ellos te dice “de pueblo” me enervan. Siempre me quedo con las ganas de gritar ¿de cuál? porque verá ud. el pan de mi pueblo no tiene nada que ver con el de al lado y mi ignoraciá me lleva a desconocerlo todo sobre ese frasquito mágico en el que se guarda el “sabor a pueblo”.
Y mientras tanto decir que hace ya una año que MJ nos dejó. Que me he terminado un librete de Amos Oz, que me ha desencantado un poco. Tengo que leer algo más de Saramago (soy así de influenciable). Aún no han dado las notas. Ya me estoy haciendo a la idea de que este año no termino. Tengo ganas de que sea un verano majo. Pero no veo muy bien por donde cogerlo. I want to be happy, what I don’t know what happiness is. Con semejante panorama solo me queda esperar el estreno de Toy Story 3 con verdadera impaciencia.