Noches de verano en Pirineos Sur

Sin saber muy bien como, acabé en el concierto de Kase O en el Festival Pirineos Sur. Y claro pasó lo que tenía que pasar, que me aburrí. Y no porque el tío no sea profesional, porque no sonase bien (es de los pocos que entiendo cuando rapean), porque no hubiese colaboraciones, ni luces y coreografías estudiadas. Simplemente porque no me gusta. Me resulta curioso ver a la gente que ya esta en los cuarenta enrolados un concepto tan puber. Se supone que la suya es la propuesta más madura del genero, porque el chico ha tenido una crisis personal, ha estado deprimido y ha volcado todos sus fantasmas en este nuevo disco… bueno vale ¿y qué?. A ver todo esto puede venir porque no me interesan los conciertos de rap o hip hop, ni sus ansias participativas (agáchate, levanta la mano y muévela, dale ruido a fulanito, gritad paaaaaaaaaaaaz…), será que ya lo di todo en la época de Teresa Rabal. Por no hablar de los discursitos que “se casco” entre canciones inspirados en lo peor del pastoreo evangelista, mucho amor, mucho respeto a las mujeres (son como jarrones llego a decir) y con pinceladas de superación personal estilo mensajito de Facebook. Pero el público disfrutó. Eso es importante. Un público que según una de las varias encuestas que lanzaron desde el escenario, era mayoritariamente de Zaragoza y había subido a ver a su gurú rodeado de las montañas de Lanuza. Pues oye muy bien, que lo disfrutaron. Y eso que les pusieron un telonero que no pareció gustarles mucho (Bejo nos dejó alguna que otra gran frase flotando sobre el pantano: “ella está buena pero es mala” / “mucho macho, mucho mamarracho ” y terminó su actuación como los grandes, en el agua) y que no supo apreciar que en las músicas previas a la actuación sonase ese himno generacional millennial que es Tu coño es mi droga.

Todo esto en un festival poco sostenible, con algún que otro problema de identidad, muchísimos problemas de movilidad y de generación y recogida de residuos. Pero nada, que ya queda menos para que veamos de nuevo a Patti Smith, El mató a un policía motorizado, Caetano Veloso, a la Carrá, a Alkistis Protopsalti a pachas con Božo Vrećo (supongo que cuando sea viejo siempre podré decir que estuvimos en la primera actuación de Božo Vrećo en España), Perfume Genius o a Marta Sánchez cantando soldados del amor, sobre el escenario de Lanuza. Señores programadores de este u otros festivales, atiendan nuestras plegarias paganas.

Anuncios

Que la vida es un festival…

Siempre he dicho que los festivales musicales veraniegos no son para mi. Tampoco es que haya ido a tantos, pero es que suelen reunir casi todas las cosas que me incomodan. Además este año el Low esta descabezado, vamos que los cabezas de cartel no se los creía nadie (ni ellos mismos). Aún así me parece una opción de ocio respetable, al que le guste que vaya y a los que no… pues si nos apetece ¡también!. Nosotros volvimos a Benidorm y lo hicimos felices. Nos reímos mucho en el camino, en el hotel aunque nos estresaran las camareras del bufet libre y el agua de la piscina de la terraza estuviese muy recalentada (adie nos quitará ese momentazo cantando en el ascensor a grito pelado). De los bailes en La Cava Aragonesa nunca comentaré públicamente nada.

¿Y el festival? ¡Ah claro!, pues bien, entre tonterías de pago con pulsera, recargas (que no funcionaban) con PayPal, que la cerveza patrocinadora es de las peores del mercado y esa extraña sensación de que te están engañando todo el tiempo…  estuvo bien ver por segunda vez este año a Mr. Nacho Vegas y a Él mató a un policía motorizado que aunque me gustaron mucho (y con J también), no lucen tanto en un escenario abierto y a plena luz del día, a Yelle que luce allá donde la pongas y más si es a las tres de la madrugada. Que bien hubiera estado que ese día lo cerrara Javiera Mena, pero no. Mourn que aún no pasan de una fresca anécdota, Foals correctos, aunque no son para semejante escenario. Ese escenario Jägermeister, fiestero-ravero y el concierto de The Libertines, solo por ver disfrutar al muchacho que teníamos en frente. Alejado de las primeras filas, cantando todos los temas, abriendo los brazos, girándose para intentar animar a sus amigos, que estaban en otra guerra. Sí señor, esa puede que sea la grandeza del festival, de la música, pensar que ese tema esta escrito para ti, que ellos te entienden mejor que nadie, que han puesto palabras a eso que tu no sabes muy bien como denominar. Cantas, bailas y si hace falta pues te emocionas.

Festival Periferias. Anticrónicas 2013

MerChef: El horror no estaba en los escenarios sino en nosotros. Nosotros vestidos de mamarrachas, nosotros ojiplaticos con la actuación de los ojete, nosotros con la sensación de que Periferias lo engloba todo y todo vale #OMG. Soy publico habitual (aunque vaya por inercia) pero sigo viendo poca gente. Sera que bebo pero no veo ese incremento del 15% que da la organización #WTF. Hasta la proxima edicion… ¡y que sea lo que Luis quiera!. Alegria de vivir #LOL.

Eleni: Un escritor raro. En torno a Tomeo, coloquio sobre la vida y obra del escritor.Resulta que estaba absorbido por sus obsesiones, que no le gustaba leer mucho, que conoció a Kafka tarde y que no le interesaba hacerse el intelectual. Resulta que le interesaban noticias, hechos y conocimientos absurdos y las mujeres, las absurdas y las coherentes. Resulta que siempre le acompañó la contradicción y que se mostraba tal cual era, con sus defectos, obsesiones y aficiones. Y por eso le querían, le acompañaban y le soportaban sus amigos, editores y escritores. Era, fue un escritor solitario al que le gustaba la compañía. Una celebridad allá, casi un desconocido aquí. Un escritor de relatos al que se han empeñado en adaptar teatralmente. Un marginal que escribía literatura marginal. Un escritor que amaba los monstruos y las deformidades, tal vez porque desde muy temprano intuyó que no hay nada más horripilante que un mundo simétrico en el que todo encaja. Un surrealista en época hiperrealista. Un escritor al que hay que leer sobre todo por placer. En su escritura como toda escritura surrealista vamos a encontrar humor, contradicción y obsesión a partes iguales. Lo que más me gustó, su despedida: “Iros a vivir”. Probablemente esa frase condense su forma de ser y su escritura.

Ojal_a: Queriendo sin querer, me he tragado casi el festival enterito. Un festival desdibujado, donde desde hace unos años campa la sensación del sálvese quien pueda y el todo vale. Aún así siempre es estimulante para una Huesqueta que solo vive para la peatonalización. La decepción Ojete Calor (¡y mira que lo tenían fácil!) y entre lo positivo la energía y músculo de Za! la interpretación al Theremin del imprescindible Justo Bagüeste (Artlab Big Band) y la propuesta de danza-teatro infantil Malasombra. Gracias a la compañía Au Ments por el montaje y por la selección musical, interesante y alejada del canon infantil. Volveré a la exposición de la DPH, porque aunque algo escueta tiene chicha. Fin.

(ninguno hemos hablado del concierto de Los Ganglios)

Al! Festival

Hoy al ir al trabajo he visto que la lluvia de ayer, al levantar la vista se había convertido en nieve. Pero aún así estoy contento porque a uno no le dedican un festival todos los días, así que habrá que poner unas líneas del evento, vamos digo yo.

Pues sí, resulta que ya está aquí la primera edición de Al! Festival un festival que cuenta con un cartel muy chulo, lo ha hecho una de las ilustradoras favoritas de la discordia y alrededores Vicky de Sus, además los que entienden de esto dicen que la programación es muy interesante, los precios son muy populares y por si fuera poco conocemos el mucho cariño que le ha puesto la responsable de la programación… así que no nos queda más que recomendar a todo el mundo que se pase por el centro cívico de la Almozara y disfruten de la sesión.