There is a town in Alaska

En este pueblo de Alaska, Whittier, todos sus habitantes viven en el mismo edificio. Yo a veces paseando por la ciudad cuando paso delante de un edificio grande pienso, allí vive más gente que en mi pueblo. Pero no sabía que eso podía ser verdad. Los americanos ya lo han inventado claro. Aunque allí el invierno supongo que debe de ser tan duro, que el tener todo concentrado (oficina de correos, hospital, gimnasio, sala de exposiciones…), ayuda a la supervivencia. Tan curioso como frío y no sólo climáticamente hablando.

014

Hidrogenesse en Periferias 13.0

Aquella noche. Vamos a hacer un post de remember a muchas voces. Redios que frío. Vamos a quitarnos de la puerta. No me ha dado tiempo de hacer el cartel de Christopher. Déjame un guante que se me hiela la mano. Si vendiéramos discos no estaríamos aquí pasando este frío.  Ahora el del turbante va a hacer de muerto. Le he tirado el rabo en medio de la plaza de toros. No me creo que no nos digan que no hay nada más triste que lo nuestro. Excuse me, are you Miss Pussycat?. ¡Ay si! no me acordaba, eso era por mis orejetas y por que me encontraba como una yonqui en la entrada del camerino de Janet (la J de su botas era maravillosa) Chang esperando otra foto. Menudo peregrinaje que hicimos al camerino, nosotros y otros tantos ¡eh!. La continuidad no la hacia Janet. Eran los otros que actuaban en medio de su chow. Ahora llegan las chicas del matadero. Yo esta música no la entiendo, ¡esa que canta tiene que ir al médico!. Que no, que yo no tengo desarrollado ese gen, no entiendo nada. Odié al ultimo dj porque creo que nos fuimos en mitad de su concierto. Pues a mi no me disgusto del todo. Además bajo su música conocí a la Amy Winehouse de Tudela. Pobreta que la había dejado su novio. Y ella aún le quería. Ala ahora coge la bici y para casa. Algunas se han ido en taxi. Que grupo más diverso. Salimos poco…

Mañanas energéticas

Otoño. Estos días me levanto de noche con una pereza enorme. No hay lugar para la melancolía, que para mí siempre irá unida a Camilo Sesto, porque comparto casa temporalmente con la sonrisa de Lidia. Que huracán de actividad y energía a primera hora de la mañana. Y yo que me dejo llevar.

Tengo una agenda repleta. Two much para un desempleado. Fuera comienza a hacer frío y el cielo esta cerrado. Se ha instalado en la ciudad la sensación de que los días cada vez más despacio y en esto hay algo de verdad. Apuntes y cine. Ando revisando materiales por allí y he vuelto a ver este vídeo que aquí os dejo. Muy recomendable verlo a primera hora de la mañana. Dan ganas de salir a la calle y comerse el mundo. Conocí el proyecto en septiembre y me encanto, pero como estos han sido unos meses de locura, no me había dado tiempo de hablar de ellos. Motxila 21 es un grupo de música promovido por la Asociación Síndrome de Down de Navarra. Un grupo de música, con cierta pasión por el ruido y que están dispuestos a romper etiquetas y saltarse cualquier barrera. Ganas y colaboradores de altura no les faltan. Y para los que siempre queréis más y os apetezca verles en  directo, aquí os dejo sus próximas fechas.

Alimentad a los gorriones

Hace un año puse un viejo cenicero de cerámica que traje de la casa de Jaca con migas de pan seco sobre el alfeizar de la terraza, lo puse con la esperanza de que fuese un lugar habitual para el aprovisionamiento de los gorriones. El otro día cuando me disponía a salir de casa vi un pajarillo picoteando las migas. No llevaba las gafas y no pude distinguir la especie, pero ni era gorrión, ni era paloma. Era la primera vez que veía uno comiendo las migas eternas que ofrezco en mi parroquia.

Tengo un parque cerca, pero la terraza queda lo suficientemente escondida para que no sea lugar habitual de paso para las aves. Tal vez fue el frío de esos días el que lo atrajo, el azar caprichoso o la exuberancia ordenada de mi famélico jardín… Hoy al levantar la vista del libro del XIX me he encontrado otro pajarete comiendo, era un colirrojo tizón, otro de mis favoritos. No era un gorrión, pero no me importa, ¿entonces lo del título? ¿a qué viene tanto interés en alimentar a los gorriones? Básicamente porque siempre me han caido simpáticos estás aves pequeñas, rechonchas y tan corrientes que nadie parecé reparar en ellas. Y también porque está bajando rápidamente su población en nuestro país (bueno menos en Navarra que ya sabemos que van por libre para casi todo). Las palomas y la limpieza de las calles están acabando con los gorriones comunes según SEO/BirdLife. Las nuevas prácticas agrícolas y el elevado uso de plaguicidas y herbicidas les acosan también en los campos. Aunque claro hembra β dice que todo esto es un fake, pero he buscado un poco de información y resulta que en el London, que la acoge, la especie está a punto de declararse en peligro de extinción (desde 1970 ha perdido alrededor del 70% de su población).

Venga va que nos os cuesta nada poner cuatro migas de pan seco en la ventana, prefieran las de bizcocho y magdalenas, conozco incluso quien se las unta en leche, también podéis poner algo de grano y frutos secos (mejor partidos en trocitos), sin sal ni cosas raras. Salva un gorrión, vive feliz en sus alas.