Sorpresas te da la vida

Voy sentado en este tren semi desierto y pienso en como a veces la vida nos lleva a lugares insospechados. Si a mi me hubieran dicho que me levantaría todos los días a las 6 AM y me trasladaría a una hora de donde estuviera viviendo para llegar a un trabajo que no me gusta… me hubiera dado un ataque de risa. Pero para risas las que nos vamos a echar mañana ¡estamos de boda!. La fantástica mesa de los solteros pierde a una de sus miembros más ilustres, pero no sé porque me da a mi, que más que perder una, ganamos uno. En fin que espero que no sólo lo pasemos bien mañana, si no que los novios sean muy felices juntos y que nosotros podamos seguir disfrutándolos. Y entre otras cosas disfrutaremos de ese brindis ya mítico ¡por que nos casemos todos el año que viene!.

Anuncios

De entretiempo

Yo al contrario que mi amiga Elena, adoro las sorpresas. Bueno, menos cuando van dirigidas exclusivamente a mí, que me cohíben un poco. Pero no es el caso. Y es que hoy en día abrir un blog, ya se puede considerar sorpresa. A la vejez, bloguera. ¡Viva!. Rqlcas ha abierto una pequeña ventana frente al abismo, en la que anda decidida a dejar entrever capítulos deshilachados de una novela y pensamientos al vuelo que le vengan. No dejéis de seguirle la pista, pinchad aquí.

rach

Yo, vi dinosaurios (por ti)

Era la semana pasada. Estaba en El Pueyo de Jaca. El curso tocaba a su fin y la coach nos mando por parejas a pasear por las inmediaciones del aula. Hacía un día espectacular. Soleado, temperatura agradable, pero nada de mangas cortas. Teníamos que hacer el paseo en inglés. No recuerdo muy bien que teníamos que contarnos pero sé que después había que explicarlo en el aula. En el prado de debajo pastaban una yeguas con sus potros de días. Nos acercamos para verlas mejor. Saqué el móvil e hice una foto con el fondo de Peña Telera. Guardé el móvil y seguimos caminando. Tanto, que volvimos tarde al aula. Ya estaban con la evaluación. Silencios, cuestionarios y risas. Al llegar a la habitación miré el móvil. Se había colado un dinosaurio en la foto. Si uno de esos con alas que tienen la cara afilada. Remontaba el vuelo después de beber en la orilla de Bubal. Seguramente había dejado a sus crías ocultas en uno de los picos cercanos. Que pena que lo pille de lejos y no me sirva como prueba de casi nada.

dino

Skaters, last minute!

Es jueves, es de noche. Conduzco el coche de Joaquín, abro la puerta del garaje y bajo la rampa. Me encuentro a un señor, mediana edad, con patines en línea, casco y rodilleras. Llego a la plaza de garaje y mientras salgo del coche, veo pasar al señor recorriendo el pasillo central del parquing. Después aparece por uno de los laterales y enfila hacia el último pasillo, donde la oscuridad lo engulle desapareciendo de mi vista. Cierro el coche y me dirijo al ascensor. Es en el momento en el que se abren las puertas cuando caigo en la cuenta de lo extraño que es todo. Que haya un señor patinando en el garaje y que no me haya extrañado su presencia hasta ese mismo momento. Pulso en número dos. Abro la puerta, ya estoy en casa.

Regalos

Porque a algunos no he tenido oportunidad de daos las gracias. Porque a otros no se las he dado suficiente. Y porque otra… me obliga a subir la fotografía. Aquí va una pequeña muestra de lo que me ha caído estos días. Gracias. Os quiero.